¿Qué es Warhammer Underworlds?

Ilustración: Tze Kun Chin.

¡Bienvenidos a la Ciudad de los Espejos!

Warhammer Underworlds fue una de las novedades de Games Workshop de finales del año pasado, y los últimos meses le he estado pegando muy fuerte, por lo que pretendo hacer una serie más o menos regular en este blog.

El juego se desarrolla dentro del universo de Age of Sigmar, en concreto dentro de la ciudad maldita de Shadespire. Esta ciudad se encontraba en el Reino de la Muerte, en un pequeño oasis dentro de los desiertos que tanto abundan en este reino. Sin embargo, el poder de la ciudad no vino por su localización, sino de sus conocimientos mágicos. Descubrieron que usando un material denominado cristaumbrio se podía guardar las almas de los difuntos, y así seguir comunicándose con los vivos y, hasta cierto punto, viviendo entre ellos. Sin embargo, todos sabemos que Nagash es un niño edgy de 15 años atrapado en el cuerpo de un esqueleto gigante milenario con poderes cuasidivinos que considera que todo aquel que evite que las almas de los muertos lleguen a él es un ladrón que merece ser castigado. Al enterarse de que en Shadespire le estaban negando el acceso a jugosas almas decidió dar un castigo ejemplar a la ciudad. Sus habitantes fueron trasladados a un pequeño reino que flota entre Ulgu y Hysh. La ciudad se alteró, tornándose en una pesadilla imposible salida de la mente de Escher, donde las calles cambian en cada momento y el tiempo no fluye de forma lineal, sino que puede ir de atrás a adelante, de adelante a atrás, en círculos o sencillamente se congela. Los habitantes fueron castigados con no envejecer o morir. Lo que podía parecer algo bueno, en esta ciudad sin sentido es una maldición, y tras miles de años en ese infierno los habitantes están todos prácticamente locos. No sólo eso, sino que si sufrían una muerte violenta volvían a aparecer conservando el dolor de las heridas que les habían matado, aunque sin un rastro de ellas, y con una mente y recuerdos cada vez más fracturados y difusos.

En cuanto al juego, no es el estilo típico de GW, ya que aunque se usan miniaturas Citadel no se mueve con cinta métrica libremente, sino usando tableros hexagonales. También incorpora el uso de cartas, por lo que nos tendremos que preocupar no sólo por mover las miniaturas por el terreno sino de crear mazos, jugar cartas y gestionar los recursos que tenemos.

Para gente como yo, que jugamos menos de lo que nos gustaría a los moñecos por falta de tiempo, este juego es una bendición, con partidas bastante rápidas de entre 20-40 minutos, pudiéndose jugar varias en una tarde, cambiando nuestra estrategia o directamente alternando entre bandas. Si hacemos una mala jugada o tenemos una racha de mala suerte no vamos a estar sufriendo las siguientes dos horas sabiendo que no podemos remontar la partida.

El sistema es bastante simple de aprender y, de hecho, una queja bastante frecuente entre las personas que lo prueban la primera vez es que es un “tiradados” o que no pasa de ser un filler para rellenar una tarde en la cual no nos apetezca cargar con un ejército grande de 40K o AoS. Esta queja es como decir que el póquer es sólo un juego de azar en el cual el que reciba las mejores cartas gana siempre. Después de jugar unas cuantas partidas y habiendo visto el efecto de personalizar nuestros mazos, vemos que existe bastante profundidad y posibilidades estratégicas detrás.

Los jugadores, tras colocar cada uno un tablero (que será su zona inicial) y desplegar las miniaturas, van activando alternativamente, realizando alguna de las acciones posibles, como son pegar, cargar o mover. Tras cada activación los jugadores pueden jugar cartas, también de manera alternativa. Tras 12 activaciones de cada jugador la partida termina, pudiendo jugar cartas de objetivo cada 4 activaciones (una fase), lo cual nos dará puntos de victoria. Al final de la partida, el que tenga más puntos gana.

El juego usa d6 para las tiradas, aunque en lugar de números estos dados tienen varios símbolos diferentes, y el éxito depende de cada situación y guerrero. Para pegar, el atacante y defensor tiran un número de dados dependiendo del perfil de cada miniatura. Se compara quién ha tenido más éxitos y si el atacante supera al defensor, éste sufrirá el daño.

He mencionado que el juego cuenta con cartas y, de hecho, nuestra estrategia y el desarrollo de la partida dependen en gran medida de ellas. Existen tres tipos de cartas en este juego, separadas en dos mazos: objetivos por un lado y gambitos y mejoras por otro. Los objetivos son cartas con las que, habiendo cumplido los requisitos que nos indican, conseguiremos los puntos que nos darán la victoria. Los gambitos son cartas que podemos jugar para obtener una ventaja inmediata, mientras que las mejoras se quedan unidas a los guerreros, y su efecto se mantiene normalmente hasta que muere la miniatura.

El gran problema de este juego está precisamente en las cartas. Y es que cada vez que compramos una banda nueva nos encontramos con cartas específicas para esa banda y cartas que cualquier banda pueda usar. Esto motiva a comprarse todas las bandas, ya que puede que en una de ellas vengan varias que nos interesen para nuestra estrategia.

Alguno puede estar pensando en X-Wing, el juego de naves de Star Wars que “obliga” a comprarse más y más naves inútiles sólo por una carta que le acompaña, y que encima a los pocos meses se ha quedado anticuada por la escalada de poder.

No os preocupéis, porque parece que GW ha tomado nota de la estrategia de FFG y del descontento de los jugadores y, si bien motiva la compra de las bandas que van saliendo, no es tan agresiva y sacaperras. Sólo se puede tener una copia de cada carta en un mazo, así que no habrá que comprar varias veces una banda sólo para tener varias copias de una carta excesivamente buena. Por otro, no parece que haya una escalada de poder entre temporadas y, de hecho, en las cajas de esqueletos y orcos, que fueron las primeras en salir, tenemos cartas muy buenas. Por último, cada banda es autocontenida, y no necesitamos añadir más miniaturas ni cambiar nada, así que aunque nos compremos una banda pensando más en las cartas, tendremos por unos 20 euros un “ejército” nuevo con el cual podremos jugar.

Así que sí, si aspiramos a ganar un torneo, especialmente uno grande, vamos a necesitar todas las bandas (bueno, casi todas, a mí aún me falta alguna y no me va mal). Pero para jugar entre amigos o incluso ir a torneos y quedar en buenas posiciones no es necesario comprarlo todo. En la siguiente entrada hablaré de esto en más profundidad: qué cartas hay en las bandas o cómo planificar nuestras compras si tenemos intención de ser jugadores competitivos de torneo.

Para acabar, dos cosas. Si estáis interesados en el juego y queréis echarle un vistazo en profundidad a las reglas, GW colgó el manual en su página web de forma gratuita. En segundo lugar, el juego tiene una comunidad bastante grande, por lo que no te será complicado encontrar alguien que haga una demostración, ya sea en una asociación, en una tienda independiente o en una tienda de GW. Y, total, si no te gusta lo que ves habrás perdido menos de una hora en la partida.

4 comentarios sobre “¿Qué es Warhammer Underworlds?

Agrega el tuyo

  1. Para mi el juego es algo así como el hijo bastardo de Blood Bowl y X-wing, con lo mejor de cada. Me alegra que se vaya a hablar bastante de este juego por aquí, yo ando bastante picado (para ser yo) con él.

    Le gusta a 1 persona

  2. Como jugadora lo estoy pasando muy bien pero! como “pintora” esto es la panacea!!! Gloria De Sigmar! La relación calidad-precio-minis que te vienen por caja es una pasada y se están viendo obras de arte de los pintores (de verdad). Me he comprado casi todas las expansiones (me falta 1) pero no por afán competitivo, por bonitas!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Justo eso es otra de las cosas que me encanta de Underworlds, el poder montar, pintar y jugar con otras facciones que de otra forma no podría conseguir. Gracias a este juego es la primera vez que he pintado orcos y espectros… y voy camino de pintar también skavens y goblins! esto es una delicia!

      Le gusta a 1 persona

  3. Estoy deseando leer mas articulos sobre consejos de compra y demás.
    Yo empece a comprarlo por las miniaturas para pintarlas. Ahora que tengo una banda pintada a ver si encuentro gente en Madrid para jugarlo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Y tú, ¿qué opinas? 💬

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: